Tòfona negra i virutes

La trufa negra
El oro negro de la gastronomía

La trufa negra es una de las joyas más preciadas de nuestro patrimonio, de nuestra cultura gastronómica y de los terrenos calcáreos de nuestro país. Perfumada y crujiente, la trufa negra fresca —conocida también como trufa del Périgord o Tuber melanosporum—, nos impregna de su potente aroma y de su sabor sutil e intenso. Con una persistencia remarcable, la trufa negra fresca colma nuestros paladares en deliciosos y exquisitos platos.
La enorme calidad de las propiedades de la trufa negra fresca hace que tenga una altísima demanda en países como Cataluña, Francia, Italia y España, y es el motivo por el cual Bubbub sólo comercializa trufas de esta variedad originarias de Cataluña.

Lo bueno se hace esperar.

Consúmelas en su punto óptimo de maduración.

Bubbub sólo selecciona y pone a la venta los mejores ejemplares de trufas negras frescas. Se reconocen clararmente por su forma irregular, un poco redondeadas, por su color negro brillante y, a veces, por un cierto tono rojizo y por la piel rugosa con pequeñas verrugas piramidales.
Para obtener una trufa negra fresca en el punto óptimo de maduración son necesarios más de 7 meses para que se forme, crezca y madure.

Trufas negras frescas

Originarias de Cataluña.

El aire frío de nuestro país y la gran calidad de los terrenos calcáreos hacen que las trufas negras silvestres que crecen en los bosques catalanes sean mucho más grandes, tengan un perfume más intenso y una carne más sabrosa y compacta que las trufas cultivadas en campos truficultores o en ambientes más cálidos.

Las trufas negras frescas Bubbub son silvestres y las recolectamos en las comarcas de la Anoia, el Alt Urgell, el Bages, el Berguedà, Osona y el Solsonès.

2015-2016

Temporada de la trufa

De noviembre a marzo

Tòfona negra amb làmines

Es tiempo de trufa negra fresca.

Temporada de noviembre a marzo

Las trufas negras se forman en los subsuelos de los terrenos fríos y calcáreos y empiezan a crecer con las lluvias de finales del mes de mayo hasta noviembre, mes en que ya comienzan a estar maduras y han alcanzado el tamaño ideal para ser recolectadas.
Es a partir de comienzos de diciembre y hasta mediados de marzo cuando la trufa negra adquiere su máximo esplendor y plenitud en cuanto al aroma y el sabor.
Pero, ¿hay alguien que se pueda resistir a consumirlas desde el primer día de la temporada?

Suscríbete al newsletter

Única en paladar

Centenares maneras de prepararlas

Acabadas de laminar muy finas y puestas encima de una rebanada de pan, un chorrito de aceite de oliva virgen y un pellizco de sal Maldon, este sencillo aperitivo es toda una sinfonía para el paladar. Las trufas negras se pueden preparar y degustar de muchísimas maneras diferentes.
Alimenta tu creatividad y disfruta de esta seta de temporada con las recetas y consejos que iremos publicando en nuestro blog. Deja tus comentarios y compártelos a las redes sociales con sus amigos.

Visitar el blog
Costelles amb tòfona negra fresca laminada
Tòfona negra a dins d'un pot d'arròs

Más frescas que nunca

Consérvalas frescas hasta dos semanas.

Para disfrutarlas en su mejor momento, las trufas han de consumirse durante la semana siguiente de ser recolectadas.
Las trufas negras frescas son uno de los paceres más grandes en la vida. Para mantener su frescura y saborearlas durante almenos 14 días, aconsejamos ponerlas en la nevera, dentro de un bote de cristal hermético y envolverlas en papel de cocina para absorver la humedad que desprenden. Hay que tener especial cuidado en cambiar el papel a menudo para evitar que la humedad las estropee.
Visita nuestro blog para conocer diferentes maneras de prepararlas. Cómo trufar unos deliciosos huevos frescos o arroz del Delta, por ejemplo!